El lobo ataca de nuevo en Quirós


Por Roberto

Tres ovejas muertas y una desaparecida es el resultado del último ataque del lobo en el concejo quirosano. Esta vez el pueblo afectado fue Ricao y el rebaño de Luis Osorio quedó reducido a un solo animal vivo.

Durante la noche, a treinta metros de la casa del ganadero, el lobo, se supone que tan solo uno, según la Guardería Rural, por el modus operandi y por los daños causados provocó la desbandada. El pequeño rebaño de cinco animales se encontraba en un corral, al lado de la cuadra. La incursión del lobo hizo que los animales se escaparan por los caminos del pueblo, una apareció a cien metros, al lado de una casa, y otra de ellas cerca del río Ricao. Según las comprobaciones de la guardería rural, una de ellas preñada llevaba dos crías. Una oveja, aun no fue localizada.

Luis Osorio se mostraba indignado, hace años llegó a tener una veintena de ovejas pero los ataques de depredadores hacen que se pierda la ilusión y ahora tan solo contaba con cinco reses. “Tienen que cambiar lo de Paraíso Natural por Paraíso matorral de fauna salvaje”. Comentaba, mientras recogía los animales muertos, que no va a tener más ovejas, “no merece la pena. Esta es la España vacía que quieren los políticos”.

En Ricao, el año pasado el ataque de otro lobo, en las cercanías del pueblo acabó con trece animales muertos, ovejas y corderos, a las seis de la tarde. Animales que dormían todos los días en la cuadra para evitar un ataque nocturno, pero a pleno día ocurrió la incursión. En Bermiego, el pasado mes de enero, catorce ovejas muertas y diecisiete heridas fue el resultado de un ataque por la noche, en una finca al lado de las casas.

En muchas ocasiones el ataque de un lobo en las proximidades de un pueblo suele deberse a que suele ser un animal enfermo o viejo que ha abandonado la manada. No puede cazar animales silvestres y se ceba en los domésticos, presas más fáciles para sus mermadas capacidades. Cuando los estragos son más cuantiosos ya es obra de un grupo de canidos mayor. Los reiterados y continuos ataques de la fauna salvaje llevan al abandono de la cría de ganado menor, cabras y ovejas, pues en muchas ocasiones no se localizan los restos y no se pueden cobrar indemnizaciones. Un capitulo mas y no será el ultimo.

Anterior MÚSICA E ILUSIÓN EN EL CONCIERTO Y CABALGATA DE REYES
Siguiente El Carnaval "hippie" toma la capital quirosana

Sin Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *