SOLDADO QUIROSANO MUERTO EN LA GUERRA DE MARRUECOS EN EL SIGLO XIX


QUIROSANOS EN LA HISTORIA

Por Centro de Estudios Quirosanos

Con este texto pretendemos recordar a un quirosano, que falleció defendiendo su patria muy lejos de casa. Murió en África, en la primera de las muchas guerras contra las tribus marroquís. Fue uno de los muchos quirosanos que a lo largo del siglo XIX y XX lucharon en aquellas continuas contiendas.

Francisco García Álvarez muere en la I guerra africana del siglo XIX. El 30 de noviembre de 1.859 cae en una acción contra las tropas marroquíes en las cercanías de Ceuta. Sus restos descansan en el cementerio de Ceuta la Vieja.

Francisco estaba soltero. Tenía 22 años, natural de la parroquia de Casares.  Era soldado del Regimiento de Infantería Borbón nº 17, primer Batallón. Formaba parte de una expedición de castigo formada por 40.000 hombres, divididos en tres cuerpos de Ejército a cargo de los generales Rafael Echagüe, Juan Zabala y Antonio Ros de Olano. El general en jefe era, cosa curiosa ahora pero normal en aquella época, el Jefe del Gobierno, Leopoldo O´Donnell. Este era militar de profesión, así que aprovechando ataques de tropas irregulares moras a la construcción de las defensas de Ceuta, organizó un ataque para afianzar el terreno limítrofe con la ciudad. Con el apoyo de toda la sociedad española se planificó un contingente militar de cuarenta regimientos de infantería y caballería que con gran apoyo naval desembarcó en Ceuta. Allí debido al escaso perímetro de la ciudad, apenas cabían dentro del recinto urbano teniendo que instalarse fuera de él. La Armada jugó un papel básico en el transporte y en el apoyo en la campaña, transportando víveres, nuevas tropas y bombardeando las posiciones marroquíes en la costa. Las batallas de Los Castillejos, Wad- Ras y Tetuán lograron que las tropas españolas conquistaran la ciudad de Tetuán. El General Prim, que sustituyó al general Zabala, enfermo, destacó en varios combates con acciones arriesgadas, forjando su imagen futura de gran guerrero.

Francisco García murió al comienzo del conflicto. Los primeros combates fueron el 19 de noviembre. Benito Pérez Galdós ambientó su novela número 36 de los Episodios Nacionales, Aita Tettauen en dicho enfrentamiento. Allí relata el día en que murió el quirosano, el 30 de noviembre de 1.859, “…a mediodía del 30 vomitó Sierra Bullones gran morisma”, “Talavera y Borbón les sacudieron de firme el resto de la tarde”. Las bajas fueron 7 oficiales y 43 soldados, los heridos fueron 260. En aquella gran refriega donde intervinieron según fuentes militares 15.000 moros que atacaron las posiciones españolas que resistieron con graves pérdidas. Francisco probablemente fue herido y trasladado a Ceuta, pues los muertos en combate eran sepultados en fosas comunes.

Esta, llamada primera Guerra Africana, fue breve. Duró desde el 19 de noviembre de 1.859 hasta que se firmó la paz en marzo de 1.860. El coste fue de 236 millones de reales aunque las indemnizaciones que paga el sultanato de Marruecos fueron 400 millones de reales. El coste en vidas humanas fue cuantioso teniendo en cuenta que fueron apenas cuatro meses de combates. Los muertos fueron 7.020 de los que en combate fueron 2.121, los demás por enfermedades. España logró la ampliación del perímetro de Ceuta y el reconocimiento de los derechos sobre Ifni y la conservación de la ciudad de Tetuán, conquistada durante la contienda.

En muchos de los acontecimientos históricos siempre había un quirosano, a veces s difícil probarlo o encontrarlo en los archivos o documentos, pero ahí estará.

Anterior FOTO HISTORIA - 189
Siguiente DIAS DE GUERRA (IV) - ASALTO A TROBANIELLO

Sin Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *