LOS VECINOS DE SANTA MARINA RECUPERAN SU PUEBLO


En el pozo de la mina. Rosi Martínez, Miguel Bellón y su nieto Daniel Prieto
En el pozo de la mina. Rosi Martínez, Miguel Bellón y su nieto Daniel Prieto

Por Roberto

Cuando uno pasa habitualmente por Santa Marina, lugar de unión de los ríos Ricao y L.lindes, se sorprende de ver, muchos días, a varios ve­cinos trabajando en su limpieza y acondicionamiento. Han recuperado el entorno de la Mina Mariquita y fuentes cercanas. Los dos puentes de la localidad también lucen limpios y con macetas con fl ores.

Muchas horas de trabajo, incluso invirtiendo su propio dinero para comprar flores, cuerdas, pintura y los materiales necesarios para mejorar el aspecto de este antiguo e importante núcleo minero.

Santa Marina es un pueblo situado en la confl uencia de dos ríos y es la unión también de dos valles del concejo. Históricamente un cruce de ca­minos con mucho tránsito y el centro minero más importante del concejo. Miles de toneladas de carbón salieron de aquí en el tren minero, era su punto de partida. La actual Senda del Oso sale desde este pueblo.

Rosi Martínez, ovetense, pero residente en Quirós desde hace 18 años, es la principal “culpable” de este lavado de cara de la localidad. Lleva vi­viendo en Santa Marina varios años y comenzó limpiando los alrededores de su vivienda. Tiestos llenos de flores, maceteros de madera pintados y mucha limpieza son la señal de que Rosi está cerca. Su trabajo fue conta­giando a sus vecinos más cercanos, Rosa Álvarez y Amadino García. Las dos mujeres son una imagen constante de labores. Armadas de escobas, fesorias o azadas limpian por todos lados. Amadino, antiguo minero de 79 años, les presta su apoyo en sus trabajos. La cuadrilla la completa Miguel Bellón, que coge la motosierra o desbrozadora para colaborar con los trabajos de desbroce y limpieza.

Su último proyecto, aún sin terminar, es la recuperación del entorno del pozo plano de la Mina Mariquita. La maleza y los árboles tapaban completamente los restos de esta antigua instalación minera, de infausto recuerdo. El 3 de noviembre de 1973 el grisú se llevó la vida de seis mine­ros, el accidente más grave de la historia minera de Quirós, 130 años de extracciones.

Rosi explica que la gente preguntaba por la mina. Ello unido a su rela­ción con una sobrina de uno de los mineros fallecidos fueron los motivos que le llevaron a comenzar la limpieza. Quería recuperar la memoria de esos mineros. Los demás vecinos se unieron a la incansable Rosi y entre todos realizaron un trabajo titánico. Limpiaron una de las dos bocas del pozo. Colocaron dos antiguos carteles mineros y el antiguo polvorín luce recién pintado. Un maniquí con todo el equipamiento semeja un antiguo trabajador. Todo ello complementado con la portada de La Nueva España del día 4 de noviembre, día después de aquel terrible accidente, ilustra a los curiosos de los principales datos de aquel día funesto, que recuerdan muchos quirosanos. Todos colaboran según sus posibilidades como Juli­ta Feito, mujer de Bellón, trajo flores desde Cantabria. Aportan su granito de arena para hacer de Santa Marina un lugar más bello y que recuerda y homenajea a los mineros.

Ahora necesitan la colaboración del Ayuntamiento quirosano para tener una fuente, al lado del pozo minero, que sirva para la gente que transita por la Senda del Oso, que pasa a pocos metros, para los usuarios del área recreativa, que mantiene limpia Miguel Bellón. La limpieza de la boca superior del pozo minero, la colocación de mesas y bancos, un pequeño mirador mejorarán este lugar.

Este trabajo colectivo, desinteresado, es la envidia de otros pueblos de Quirós. Los vecinos de Santa Marina se muestran orgullosos de su trabajo y esperan un poco de ayuda para dejar impecable todo el entorno de su pueblo. Santa Marina quiere recuperar su antiguo esplendor pero luciendo más colorida.

Anterior TRADICIÓN Y FOLCLORE AL SERVICIO DE LOS MÁS JÓVENES
Siguiente RESUMEN DEL ACTA DE LA SESIÓN ORDINARIA DEL 23 DE JUNIO DE 2017

Sin Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *