ROSA MANZANO, PINTORA QUIROSANA


Por Beatriz Álvarez García

Durante el mes de agosto Rosa Manzano, natural de San Salvador, colgó sus acuarelas en la Sala de Exposiciones Temporales del Museo Etnográfico de Quirós en lo que es su primera exposición en solitario. Rosa, con la que quedamos en Oviedo para hacer la entrevista, en un día con la misma niebla del título de la muestra, “Nel color de la niebla al­cuentro abelugo”, se siente emocionada y nerviosa con este reto. Emo­cionada porque venir a casa y exponerse es complicado y arriesgado, y nerviosa porque siempre que emprendemos algo nuevo es imposible no sentir mariposas en el estómago. A Rosa este romance con la tierra que la vio nacer, que si bien siempre ha existido, se manifiesta ahora de for­ma más visible y patente, le va a traer sin duda muchas satisfacciones y nos va a permitir tenerla por los caminos dibujando y pintando, poniendo pasión y luz, dos cualidades que la definen a ella y a su trabajo. Desde estas páginas queremos conocerla un poco mejor.

Inauguración Expo Rosa Manzano

Acaba de regresar de Caminha (Portugal), donde ha disfrutado de un encuentro de acuarelistas junto a Francisco Castro, que es, junto a José Manuel Méndez, uno de sus referentes en esta disciplina. Premiada en distintos certámenes de acuarela al aire libre y miembro activo de la recién creada Acuarelastur, una asociación de acuarelistas que el día de la inau­guración de la exposición la acompañó en una “quedada para pintar” en el Museo por la mañana, y tras la comida se trasladaron en una segunda sesión hasta el Teixo de Bermiego, Teixo que, por otro lado, es una de las estrellas de la muestra, pues, además de ilustrar el cartel de la misma, es una de las acuarelas de más entidad que ha traído Rosa a Quirós.

Primero me gustaría que nos centráramos un poco en tu víncu­lo con el concejo, ¿naces aquí?

Sí. Nazco en San Salvador. Mi madre, Mercedes de Villaxime y mi padre Julio de Pasolrío.

¿Te crías aquí?

A los cuatro años mis padres se trasladan a Oviedo, acababa de nacer mi hermano Adolfo. Mi vinculación con Quirós se interrumpe, ellos están más preocupados por sacar la vida adelante. Vuelvo ya más mayor y conduciendo casi me paso de largo de Bárzana. Ahí me doy cuenta de que lo recordaba todo mucho más grande.

¿Mantienes tu vinculación con Quirós? ¿Qué recuerdos tienes de tu infancia?

No y sí, siempre tuve relación con Gerardo, mi primo; pero no, no veníamos. Recuerdo cuando nació mi hermano Adolfo y una vez que hice un dibujín que todos celebraron mucho.

¿Crees que es importante sentirse unido a la tierra de tus antepasados más allá de echar raíces lejos de ella?

Creo que es intrínseco al ser humano volver a la tierra donde naciste y te criaste.

¿Qué significa para ti venir a Quirós en la actualidad?

Volver al lugar al que siento que pertenezco.

Tu actividad laboral no tiene nada de artística (Rosa pertenece al colectivo sanitario), ¿es la pintura tu auténtica pasión?

Sin duda alguna.

¿Cómo empiezas con la pintura o es más correcto decir con la acuarela?

Siempre dibujé, pero a los 16 años tuve mi primer contacto con la pintura en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo. El procedimiento de la acuarela lo descubrí muchos años más tarde, de modo casual. Yo pre­fiero la palabra pintora a acuarelista, de hecho empecé con el óleo pero en un piso es más fácil manejar acuarelas un poco por todo. Mi hermano y yo compartimos un tiempo un estudio, luego al profesionalizarse él y tener otras necesidades, dejé de tener ese espacio. Y la vida familiar y profesional también te marca un poco los ritmos.

¿Cuál es la formación que recibes? ¿Es importante formarse o tienes una relación con la pintura más instintiva?

Respecto a mi formación, considero que la formación académica reglada es fundamental para el desarrollo creativo. En mi caso, como dije antes, cursé estudios de pintura en la Escuela de Artes y Oficios de Ovie­do y también de dibujo técnico (delineación). Luego acudí a clases im­partidas por el pintor asturiano Carlos Sierra y, más recientemente y en relación con la acuarela, acudí y sigo acudiendo a cursos con notables artistas del panorama mundial. Por redondear, pienso que el instinto, la tendencia innata a acercarse a la pintura es un valor añadido, al menos en mi caso, que siempre ha de acompañarse de una formación básica.

¿Es una suerte tener una profesión independiente de la pintura? ¿Se puede vivir del arte?

Sí, por supuesto. Yo nunca me planteé vivir de esto, pero pienso que el colectivo de artistas plásticos tiene difícil vivir del arte.

Dicen que en época de crisis los artistas dan lo mejor de sí mismos, ¿van unidas creatividad y crisis?

Creo que es un tópico. Realmente no sé si es cierto que en épo­cas de crisis los artistas dan lo mejor de sí mismos de forma individual. Con perspectiva y colectivamente tal vez los artistas son un refl ejo del momento que les toca vivir. La creatividad es un ejercicio intelectual in­dividual y, en cambio, hoy en día el arte se contempla como negocio.

En relación a la exposición que se pudo visitar durante el mes de agosto, ¿cómo surge la idea de traer tu trabajo a Quirós?

Bueno, realmente un poco por casualidad. Gerardo el de Pasolrío ye primu mío y cuando empieza a ver por FB mi trabajo me dijo que ha­bía que organizar una exposición en Quirós, que él se encargaba de los contactos, así él habló con Eva Martínez, la Teniente Alcalde, y luego con Alva Rodríguez, la directora del MEQ, y ya nos pusimos a trabajar con este resultado, del que estoy encantada.

¿Qué supone exponer en casa?

Estoy encantada pero es una preocupación extra “exponerse” en casa.

¿Qué trabajo traes a Quirós? ¿Cuántas acuarelas, es muy amplia la muestra? ¿Abarca mucho tiempo de trabajo? ¿Tiene un motivo concreto?

Expongo 25 acuarelas en tres tamaños diferentes, realizadas a lo lar­go del último año, con escenas propias del concejo y temas mayoritaria­mente asturianos, árboles, dunas, marismas… De Quirós están el entorno de Valdemurio, el Palacio de los Miranda de Llanuces, el interior de la Igle­sia de Arrojo, los Molinos de Corroriu y, por supuesto, el Teixo de Bermiego. Tuve dudas de si hacer una exposición solo con imágenes de Quirós, pero eso igual suponía pintar un poco con precipitación, preferí presentar este trabajo y estoy muy contenta del resultado y de la acogida del público.

¿Tienes mucha experiencia exponiendo?

Es mi primera exposición en solitario. Antes había expuesto en co­lectivas.

Participas en los encuentros de acuarelistas al aire libre, ¿es la acuarela una técnica que se vive mejor en vivo?

Sí participo en encuentros al aire libre y personalmente prefi ero este tipo de trabajos que en estudio. El 80% de los que expongo aquí están hechos al aire libre. La naturaleza me ofrece motivos para profundizar en la captación de la esencia del paisaje asturiano.

Rosa Manzano y familiares

Empezó con nervios está aventura y con un deseo “que sean los ami­gos y la familia quienes me abeluguen en este reto”. Rosa Manzano, luz y color, los propios y los de sus acuarelas: gracias por haber traído tu obra a Quirós y gracias por concedernos esta entrevista. Tus vecinos, ya amigos, te deseamos mucha suerte.

Anterior QUIRÓS DEDICARÁ SUS PRIMERAS JORNADAS CULTURALES AL HÓRREO
Siguiente TRADICIÓN Y FOLCLORE AL SERVICIO DE LOS MÁS JÓVENES

Sin Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *