LOS GARRAFES MUESTRAN SUS MEJORAS


Las últimas lluvias lograron que brotaran los manantiales de Los Garrafes. Con mucho retraso y con poco caudal de agua, uno de dichas urgencias intermitentes, el Garrafe viechu, libera varios cientos de litros de agua por minuto. El entorno de Los Garrafes fue mejorado con varias actuaciones, a cargo de La Reserva de la Biosfera Las Ubiñas-La Mesa. Las obras tuvieron un coste de 7.180 euros. Hasta ahora no se podía apreciar la funcionalidad de dichas obras.

Hace unos meses se había procedido al desbroce del entorno del Garrafe de la Corraina con un aporte de zahorra y la colocación de tres pasarelas metálicas, más anchas que las antiguas ya colocadas allí, para permitir el tránsito de personas. Además, se sustituyó el cierre de una finca y se habilitó un mejor acceso al Garrafe viechu, que antes era un paso muy angosto. Se colocaron barandillas y pasamanos para dar más seguridad al trayecto de este manantial. Se hizo con materiales acordes al entorno como madera de castaño y la piedra natural. La zona cuenta también con un pequeño mirador sobre una de las cascadas, más de cien metros, para poder disfrutar de la caída de las aguas. Aunque de momento este Garrafe de la Corraina no ha querido estrenar sus mejoras.

Paneles direccionales

Varios paneles dan una información, muy necesaria, sobre la geología y la zona. El lugar, muy visitado en las épocas que brotan dichos manantiales, primaverales, carecía de indicativos. Se colocó un panel divulgativo sobre este lugar de interés geológico y otros tres paneles direccionales indicando tres de los manantiales. Miles de litros por segundo, de aguas blancas, brotan en varios lugares, ocho, cercanos entre sí, a las faldas del macizo de Ubiña. Caudales impetuosos e imprevisibles que invaden prados y caminos y que conforman un espectáculo natural impresionante. Más de doscientos metros de cascadas precipitan esas aguas espumosas al río Ricao.

Era un recurso turístico infrautilizado y sin dotación ninguna. La asociación cultural Campu Faya, de Ricao, sugirió en varias ocasiones al Ayuntamiento y a los órganos rectores del parque natural de Las Ubiñas-La Mesa algún tipo de intervención para poner en valor este activo natural tan visitado. Ahora con estos trabajos se cumple alguna de las aspiraciones de los vecinos de la parroquia y de muchos quirosanos que esperan que este espectáculo natural sea conocido por mucha más gente.

Anterior FLAN DE HUEVO
Siguiente ERASE UNA VEZ... LA TELEVISION

Sin Comentarios

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *